• »
  • » Nada de lo Humano me es Ajeno, de Terencio a Marx

A las hijas de Marx les encantaba el juego de salón victoriano "Confesiones", al que hoy se conoce como "Cuestionario de Proust". A mediados del año 1860, Laura y Jenny propusieron a su padre que jugara y contestara dicho cuestionario.


 Carlos Marx - Nada de lo Humano me es Ajeno
Carlos Marx en 1882


CONFESIONES de Carlos Marx


Estas fueron sus respuestas:


Tu virtud preferida: La sencillez
Tu virtud preferida en un hombre: La fuerza
Tu virtud preferida en una mujer: La debilidad
Tu principal característica: El tesón
Tu idea de la felicidad: Luchar
Tu idea de infelicidad: La sumisión
El defecto que más disculpas: La credulidad
El defecto que más odias: El servilismo
Lo que más detestas: Martin Tupper (escritor de la Inglaterra victoriana, autor de un best-seller sobre enseñanzas morales)
Ocupación preferida: >Ser un ratón de biblioteca
Poeta preferido: Shakespeare, Esquilo, Goethe
Escritor preferido en prosa: Diderot
Héroe: Espartaco, Kepler
Heroína: Gretchen (del "Fausto" de Goethe)
Flor: La flor del daphne
Color: Rojo
Nombre: Laura, Jenny (los nombres de sus hijas)
Comida: Pescado
Máxima: Nihil humani a me alienum puto (Nada de lo humano me es ajeno)
Lema: De omnibus dubitandum (De todo se debe dudar)

Cabeza fría de sabio y ardiente corazón de revolucionario, ambas cualidades magníficamente complementadas en Marx, es lo que muestra este sencillo juego al que lo sometieron sus hijas.

Si el sabio desea comprender el mundo, el revolucionario desea trasformarlo; si el sabio asume el adagio "De todo se debe dudar", el revolucionario considera "Nada de lo humano me es ajeno".

Si el sabio tiene como modelo a Kepler, el revolucionario tiene como héroe a Espartaco. Un hombre que vivió con sencillez, fuerza y tesón; su máxima felicidad es luchar y no concebía la sumisión; capaz de disculpar la credulidad, pero no es servilismo.

Y esa doble faceta de su naturaleza junto a otros rasgos de su personalidad, aparece continuamente en sus escritos. Combinación de teoría y práctica; el sabio alimentaba las imperiosas demandas del revolucionario, y su lucha la sintetizaba magníficamente en su labor teórica.

Leer también:

Carlos Marx - Breve esbozo biográfico, del folleto de Lenin




Publio Terencio-Nada Humano me es Ajeno
Publio Terencio (El africano)
Publius Terentius Afer
Comediógrafo 190 - 159 a.C.
Nació en Cartago y fue esclavo

“Nada de lo Humano me es Ajeno”





Homo sum, humani nihil a me alienum puto
es un proverbio latino que significa:
Hombre soy; nada humano me es ajeno.

Comentar con Google+